Categorías
Sistemas de Riego

Conociendo las bombas de agua para riego

Una bomba de agua para riego es una herramienta que sirve para proporcionar el caudal y la presión de agua necesaria para el riego de cultivos y jardines. Además, la bomba puede tener otras aplicaciones como:

  • Achique de agua.
  • Transporte de agua de un nivel de altura a otro.
  • Vaciado o llenado de depósitos de agua, estanques, piscinas, etc.
  • Aumento de velocidad/caudal agua y/o presión.

La bomba de riego nos ayudará siempre a controlar con exactitud la presión a la que queremos que circule el agua y podremos tener un control casi total de este recurso.

La fuente de energía que utilizan las bombas de riego para suministrar fuerza al caudal de agua puede ser de dos tipos: Combustible o energía eléctrica.

En el primer caso estaremos hablando de motobombas. Son aquellas que utilizan como combustible a la nafta o el diésel, porque están formadas por un motor de combustión al igual que las motosierras o las bordeadoras de jardines.

Por otro lado están las electrobombas. Estas funcionan mediante electricidad, ya que están conectadas a una toma de corriente de 220 voltios. Este tipo de bombas suelen utilizarse para ámbitos más pequeños que en el caso anterior, como uso doméstico.

¿Cómo elegir la bomba de riego adecuada?

Elegir la bomba de riego más adecuada dependerá de varios factores como el caudal y la presión que necesitamos para abastecer correctamente el sistema de riego. También deberemos tener en cuenta la compatibilidad de la bomba con el sistema de riego.

Cada instalación de riego tiene unas necesidades diferentes y, por tanto, el tipo de bomba también será diferente en cada caso.

Existen dos variables que influyen directamente a la hora de diseñar un sistema de riego: caudal y presión.

¿Qué es el caudal y la presión?

  • El caudal es la cantidad de agua que viaja a través del sistema de riego en un tiempo determinado.
  • La presión es la fuerza con la que el agua es transportada a través de dicho sistema de riego.

Esto hace posible que el agua llegue a su destino con éxito a través de las tuberías, incluso cuando existen desniveles (como por ejemplo, en un jardín vertical que precisa que el agua suba por una columna de varios metros). Para ello es necesario que exista una presión mínima, que dependerá del tipo de emisor de la instalación, y obviamente una válvula anti-retorno que impedirá el vaciado de la cañería al apagar la bomba.

Cada superficie agrícola y sistema de riego necesitará una cantidad de agua, caudal y presión adecuada. Siempre es necesario utilizar una bomba de riego cuando necesitemos aumentar la presión del agua.

Para elegir la bomba hidráulica adecuada para un riego correcto también es necesario tener en cuenta algunos factores imprescindibles:

  • El consumo de energía.
  • Una gestión adecuada de las presiones.
  • Evitar cualquier fuga o avería en el motor.

Todos los elementos deben estar correctamente integrados para un funcionamiento eficiente del sistema de riego. Mantener la presión y el caudal de agua nos ayudará a reducir costes. Por tanto, todos estos factores afectarán directamente en la obtención de una buena cosecha, y mejorará la rentabilidad, sin descartar posibles averías en el sistema de riego, ya sea en cañerías, conexiones, filtros y aspersores.